Comidas por el mundo

España


La gastronomía de España es especialmente interesante debido a la calidad y variedad de sus productos, con los que se elabora la saludable dieta mediterránea.
La cocina española es una variada forma de preparar platos, que se ve enriquecida por las aportaciones de las diversas regiones que componen el país.
La cocina española está fuertemente influida por los pueblos que conquistan su territorio, así como de los pueblos que posteriormente coloniza. Esta situación le ha proporcionado gran variedad de técnicas culinarias e ingredientes.
En la cocina española actual conviven dos realidades: la cocina clásica y popular fundamentada en la tradición, y la cocina actual que emplea las más novedosas e ingeniosas técnicas de cocina de autor.

 


Los alimentos estrella en la cocina española

La despensa española seduce a cualquier cocinero del mundo y por eso debe viajar por el mundo con la materia prima por bandera.
La materia prima más emblemática de todas es el jamón de cerdo ibérico alimentado por bellota ya proceda de la Dehesa de Extremadura, Huelva, Los Pedroches (Córdoba) o Guijuelo (Salamanca).
Hay también excelentes jamones blancos como el de Teruel y una verdadera apoteosis con los embutidos.


El aceite de oliva es otro tesoro de la despensa, así como los quesos. Hay que destacar las carnes frescas, los pescados y los mariscos.
De tan estupenda cesta de la compra también forma parte el pan y la dulcería -ensaimadas, mantecados, sobaos o mazapanes-, así como arroces, legumbres, hortalizas, frutas y frutos secos.
España es también tierra de grandes mieles y de exepcionales condimentos, y no hay que olvidar la rica y variada bodega española. Hay 79 vinos con Denominación de Origen.




Principales ingredientes de la cocina española
Es característico de la cocina española tradicional que se alabe, a veces, más a un cierto ingrediente en concreto que a una preparación culinaria.
Esto hace que muchos platos y preparaciones posean la denominación del lugar de donde proceden los ingredientes de la mejor calidad.
La variedad del clima español hace que pueda darse un gran abanico de diferentes verduras, cereales, hortalizas y frutas. Esta variedad se puede notar en las diversas cocinas regionales españolas.

Legumbres


Son abundantes los platos elaborados a base de legumbres (garbanzos, lentejas, judías, etc.), empleadas en los diversos cocidos y potajes cocinados a lo largo de toda la geografía española.

Las legumbres suelen conservarse secas y ponerse a remojo horas antes de su cocción. Los cereales son muy importantes en la alimentacion española y se emplean generalmente en la elaboración del pan, dando variedades muy distintas en cada región. El arroz es muy popular entre los platos costeros (dando lugar a la paella), pero también en el interior (como puede ser el arroz a la zamorana).



















Frutas

Las frutas forman parte importante de la producción agrícola del país, y su consumo es elevado en gran parte del territorio. Existen regiones especializadas en la produccion de fruta, e incluso de ciertos tipos de ésta, como pueden ser los cítricos (limones y naranjas) de las costas levantinas. La popularidad depende de la temporada, en los meses de verano y otoño dominan los melones y sandias, en invierno las naranjas, en primavera las cerezas y los melocotones.

Verduras

Uno de los ingredientes dentro del mundo de las verduras que más ha influenciado el carácter de la cocina española ha sido el ajo. Es habitual el empleo de frutos secos en la cocina, siendo el más habitual la almendra.
Dependiendo de la zona se suelen emplear diversas verduras de origen autóctono, tales como la borraja y el cardo, que se preparan cocidas; las escarolas y lechugas en ensaladas; o los
calçots catalanes. En el norte es frecuente usar en los periodos invernales coles, y en Galicia son habituales los grelos. El empleo de setas se restringe principalmente a la mitad norte de la Península, siendo su incorporacion ciertamente moderna. Las trufas son habituales en las tierras de campos durante los meses de invierno.

La aceituna es habitual en la parte meridional oriental de la Península y su producto principal, el aceite de oliva, participa en las preparaciones culinarias de casi todo el territorio, con más intensidad en el sur.
España es uno de los productores y consumidores más activos del mercado mundial de aceite de oliva.



 


Especias

Entre las especias más habituales se encuentran la pimienta, el pimentón, la canela y el azafrán. Son frecuentes como saborizantes de algunos platos los pimientos secos en rama, es decir, los pimientos choriceros, las ñoras y las guindillas.
El uso de especias no está demasiado extendido en España, no obstante, el color por excelencia de esta cocina es el rojo debido al uso de las especias populares mencionadas, así como el azafrán.
La pimienta negra es muy popular y forma parte de los guisos más tradicionales. Entre las hierbas aromáticas es frecuente el uso de la hoja de laurel, el tomillo, el romero, etc. También es frecuente el uso de la canela y el clavo en algunas preparaciones de la repostería española.



Pescados y mariscos

Se pueden considerar que entre los mariscos, que dependiendo de la zona son populares, los percebes, centollos, nécoras, almejas, bogavantes, cigalas, langostinos y calamares.

Un pescado habitual es el bacalao y otro pescado frecuente es el atún. La merluza, es muy valorada por las cocinas del norte. Las anchoas suelen comerse en salazón bañadas en aceite de oliva, mientras es frecuente ver el boquerón abierto en lomos y marinado en vinagre con abundante ajo y perejil, servido como tapa.
Otro pequeño pescado muy habitual en las costas y en el interior es la sardina, las truchas son muy frecuentes en diferentes preparaciones y los escabeches son muy populares.




Carnes, caza y embutidos

El consumo de carne de cerdo está muy extendido por el territorio, siendo España uno de los mayores consumidores (y productores) de esta carne en la Unión Europea. Existe una raza autóctona: el cerdo ibérico, que es muy valorada. La mayor parte de la carne de cerdo se dedica a la chacinería, que posee diversas variedades de embutidos en cada región de España, como pueden ser los chorizos, las morcillas, los morcones, etc.
Es habitual el consumo de cerdos lechales o cochinillos. No obstante el producto porcino más solicitado por los españoles, es el jamón.
Entre las carnes se puede ver que apenas se come buey, pero la carne de ternera es relativamente frecuente.
La carne de caza es muy popular en casi todo el territorio, y es frecuente encontrar piezas grandes como el venado o el jabalí y pequeñas como las liebres y el conejo.




Huevos


Los huevos de aves (en especial la gallina) son muy populares en diversas preparaciones en la cocina española, desde la famosa tortilla española, los huevos rotos, los huevos con magras de jamón, los duelos y quebrantos, fritos, etc.



Dulces y postres

Son muy populares las rosquillas, las pastas castellanas y los pasteles elaborados con hojaldre. La época andalusí, ha dejado numerosos dulces de aspecto árabe en la zona sur del país como los mazapanes, los turrones y los alfajores. Algunos están vinculados a festividades religiosas cristianas, como el roscón de Reyes o los dulces navideños (turrón, polvorones, peladillas, etc,).
La mayoría de la repostería española se fundamenta en un ingrediente importante: la almendra. El chocolate es muy popular entre los ingredientes reposteros.



Comidas típicas y recetas

PaellaLa receta de la paella consiste en una base de arroz cocido y frutos del mar o pollo. En esta ocasión, prepararemos una paella de pollo.

Ingredientes:

  • 1 pollo de un kilo que este troceado
  • 400 gr. de arroz
  • 200 gr. de magro de cerdo
  • 200 gr. de bajoqueta de herradura
  • 100 gr. de tomate triturado
  • 200 gr. de aceite de oliva
  • agua que sea el doble del arroz
  • sal
  • pimienta roja
  • azafrán
  • 125 gr. de tavella
  • 125 de garrofón (estos últimos dos se complican de conseguir fuera de España sustitutos, morrones, pimientos, o similares)

Preparación:

El primer paso para preparar paella es poner en la paellera (o similar) todo el aceite, cuando éste tome una temperatura suficientemente elevada, echa el pollo y el cerdo con un poco de sal.
Cuando veas que el pollo comienza a dorarse, tienes que añadir las bajocas y el tomate, cocina éstos rotando una y otra vez.
El conjunto tiene que estar bien sofrito. Cuando esto ocurra, deberás añadir la pimienta y el agua lo más rápido que puedas para que, de esta forma, no se queme.
El próximo paso es añadir la tavella, el garrofó y el azafrán. Esto se deja a fuego de llama vivida hirviendo hasta que se cocine por completo.
Llegó el momento de poner el arroz, previamente agrega el agua que falte para su cocción, verifica que la cantidad de sal sea la adecuada, luego cocina a fuego de llama viva por 10 minutos más, baja el fuego y déjalo así otros 10 minutos.
Retira del fuego la preparación y deja reposar dos o tres minutos más antes de servir.


Tortilla: A través del vídeo podrán ver los ingredientes y la preparación.




Gazpacho
: A través del vídeo podrán ver los ingredientes y la preparación. 





Cocido madrileño
Un plato típico de la gastronomía madrileña e incluso de la historia de la cocina de nuestro país.

Ingredientes:

  • Garbanzos: 420 gramos
  • Morcillo: misma cantidad
  • Un cuarto de Pollo
  • Chorizo, 125 gramos
  • Zanahoria, un par
  • Punta y hueso de jamón
  • Tocino, 160 gramos
  • Una morcilla de cebolla
  • Un repollo
  • Un diente de ajo
  • Dos patatas

Preparación:

Para preparar este estupendo Cocido Madrileño, hay que poner la noche anterior en remojo los garbanzos, en agua a temperatura ambiente con sal. 
El dia de hacer el cocido, llenamos una olla bien grande con dos litros de agua, añadimos el morcillo, el tocino, la punta de jamón y los huesos. Importante que esté todo lavado antes de echar en la olla. Ponemos a calentar y cuando comience a hervir se le retira la espuma del agua, con ayuda de una espumadera. 
Se escurren los garbanzos, se guardan en una red y los metemos en la olla con el agua hirviendo. La cocción se hace a fuego lento, y requerirá un tiempo de unas dos a tres horas, dependiendeo de la cantidad de garbanzos que hayamos puesto. 
A la vez que se cuece, ponemos en una olla aparte el repollo picado, con un poco del caldo que tenemos en el cocido, junto al chorizo y a la morcilla. 
En la olla principal, a mitad del tiempo de cocción, a la hora y pico de tiempo, añadimos las patatas y las zanahorias enteras, eso sí peladas y limpias. También añadiremos el cuarto de pollo. Si vemos que hay poca agua, se añade más agua a la olla pero bien caliente. 
Pasado el tiempo, cuando los garbanzos se encuentren ya tiernos, se saca el caldo. Este caldo se puede usar para hacer el conocido puchero de arroz o fideos. 
Ahora en una sartén sofreimos unos ajos, y los agregamos al repollo. Se sirven los garbanzos en el plato con las carnes troceadas y las verduras que se han cocido.



A continuación en estos enlaces puedes apreciar más variedad en cuanto a las comidas típicas de España.